Follow

El comportamiento de Adobe es otro ejemplo de que el software privativo nunca es nuestro (ni siquiera aunque paguemos por él), y que en muchas ocasiones usar software privativo supone respaldar los intereses de los poderosos (que normalmente van en contra nuestra...).

Sign in to participate in the conversation
I'm in Space!

A generalist Mastodon instance with a nice domain name. Running on Glitch Social's fork with a custom theme!